El seguro estándar de motor no siempre basta para cubrir por completo el coste de sustituir un coche o completar los reembolsos contemplados en un acuerdo de financiación. En caso de que un coche sea robado o sufra un siniestro total por causa de un accidente, sus clientes necesitarán apoyo financiero para afrontar los gastos adicionales. El GAP (Seguro de Pérdida Total) para automóviles complementa la cobertura de vehículos de motor y ayuda a los clientes a abonar los costes generados cuando su coche es objeto de un robo o sufra un accidente.

El GAP (Seguro de Pérdida Total) tiene tres variantes:

  • En la variante vinculada a Financiación, se abona la diferencia entre el saldo del acuerdo financiero y el valor asegurado
  • En la variante Índice, se abona un porcentaje definido del valor de mercado antes de la pérdida
  • En la variante Valor de factura se abona la diferencia entre el precio de la factura y el valor asegurado.

Ventajas para usted

Dado que jamás ha habido tantos coches en propiedad y que son muchos los hogares que poseen varios vehículos, este producto resulta muy atractivo para los clientes.

Esta póliza puede suponer un nuevo flujo de ingresos para su negocio y complementar el conjunto de productos que ya ofrece a sus clientes.

Ventajas para sus clientes

Para la mayoría de clientes, la adquisición de un vehículo supone un importante compromiso financiero. Por ello, es vital proporcionarles seguridad para que puedan pagarlos. Gracias a nuestro producto, sus clientes pueden estar seguros de que podrán pagar la cantidad correspondiente a un acuerdo financiero o adquirir un nuevo coche similar en caso de que su vehículo sea robado o declarado siniestro total.

El producto se puede adaptar a la situación específica de su cliente. Las tres variantes abordan los escenarios más habituales para los propietarios de coches, con lo cual el cliente puede elegir la que más se adapte a sus circunstancias.